Buscando el camino a la resiliencia

por Iñaki Léonard
197 vistas
resiliencia

En esta época que estamos dejando afortunadamente atrás la pandemia todos hemos podido medir más o menos nuestro grado de resiliencia, en función de nuestras necesidades y nuestras nuevas circunstancias.

En esta entrada voy a intentar explicar que es para mí una persona resiliente y si lo he logrado o estoy en el camino de conseguirlo.

Para mí una persona resiliente es aquella que es capaz de recuperarse en situaciones difíciles y seguir adelante, son muy conscientes de su potenciales y limitaciones para enfrentarse a las adversidades.

Tienen un alto grado de creatividad y se sienten seguras de los que pueden lograr, asumiendo las dificultades como una oportunidad para aprender.

Las personas resilientes saben que es imposible controlar todas las situaciones y se han adaptado a la situación aunque no tengan el control.

Por mi parte si me considero una persona resiliente, tal vez no tal como la he descrito anteriormente pero practicándolo de otra forma.

Cuando las cosas vienen mal dadas intento transformar las malas experiencias en algo útil, de lo vil, saco lo positivo (probablemente por mi afán de llevar la contraria)

Intento asumir esos momentos de crisis como una oportunidad para generar un cambio para aprender y mejorar.

Pese a no considerarme nada optimista intento pensar que después de un día muy oscuro puede venir uno lleno de luz.

Muy importante es rodearme de gente con actitud positiva y huir de la gente toxica que tanto mal hacen.

Soy muy cabezota, pese a las adversidades es muy difícil que renuncie a mis metas, no lucho contra las corrientes intento que ellas me lleven.

Si has llegado hasta aquí parece que soy el resiliente perfecto, pero no, con el dolor a menudo se me pasa por la cabeza tirar la toalla y soy incapaz de mantener el optimismo.

Llevo años practicando mindfulness para intentar mejorar este punto y poco a poco voy lográndolo.

Lo que llevo peor es el dolor e impotencia que sufren las personas que me quieren que están a mi alrededor y que tienen que soportar mi mal humor y mis ausencias, sobre todo mi pareja que lo sufre a diario sin preocuparme demasiado de sus problemas diarios que por supuesto también los tiene.

Tengo un médico que siempre me dice que la risa es la mejor aliada porque nos ayuda a mantenernos optimistas y sobre todo nos permite enfocarnos en los aspectos positivos de las situaciones.

Eso sí  a veces soy capaz de reírme de la adversidad y utilizar el sarcasmo como arma.

Por lo tanto tengo que sobreponerme a las adversidades que me ha tocado vivir y utilizar estas situaciones para crecer y desarrollar al máximo mi potencial aunque a veces me resulte muy duro.

La escritura es la válvula de escape que me ayuda a sobreponerme en mis momentos de crisis, el insomnio se ha convertido en un gran aliado de esta pasión que tenia olvidada.

Puede que te guste también

Dejar un comentario

Al usar este formulario das tu consentimiento para el almacenaje de tus datos en este sitio.

Este sitio utliliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Asumimos que estás de acuerdo con ésto o puedes rechazarlo. Genial Leer más