El síndrome del impostor

por Iñaki Léonard
160 vistas
Síndrome del impostor

¿Cuántas veces te han alabado por algún trabajo realizado y has pensado que no te lo mereces?, o ¿Cuántas veces te han puesto como referencia por tus conocimientos y has dicho que no es para tanto?

Pues esto tiene un nombre, «el síndrome del impostor» es un problema psicológico en el que somos incapaces de reconocer nuestros propios logros y valía personal.

Aunque nos parezca exagerado esto nos lleva a un pavor casi enfermizo a ser descubierto como un mentiroso.

Imagina que eres una persona muy preparada en tu mundo laboral, que llevas años formándote y luchando por lo que te gusta y tiene éxito en tu vida personal; sin embargo, supones que nada de lo que has conseguido es importante y ninguno de los valores que se te atribuyen merecen ser considerados, además tú mismo te consideras un impostor porque supones que estás viviendo una gran mentira que tarde o temprano se descubrirá.

Te sorprendería saber que afecta a un 70% de personas exitosas según el estudio The impostor phonomenon, publicado en el International Journal of Behavorial, personas como La actriz Kate Winslet, la cantante Jennifer López, la abogada y escritora Michelle Obama e, incluso, el astronauta Neil Armstrong: todas son personas de éxito y todas han creído en algún momento ser un fraude y no merecer sus logros, lo más llamativo es que se da sobre todo en personas con un alto rendimiento.

«Las personas sabemos dónde están nuestras carencias, pero no vemos las de los demás. Siempre nos parece que el resto está mejor preparado que nosotros»

Eva Rimbau

En un mundo, en el que las redes sociales (y no solo las redes) únicamente reflejan los éxitos, se puede lanzar el «falso» mensaje de que en ciertas personas el fracaso no existe. El problema es que no se habla de los fracasos como de algo que te ayuda a avanzar. Lo normal es no conseguir las cosas a la primera; entonces, ¿por qué no aceptarlo como algo natural?

Esta «errónea» interpretación de la realidad les hace creer que son unos impostores y están seguros de que en caso de ser cuestionados, se descubrirá el engaño. Por ello, temen los momentos de exposición pública y rechazan los halagos. En su mente aparecen siempre las mismas preguntas: «¿Qué derecho tengo de estar aquí?». Y esto les provoca reacciones desmesuradas, como invertir demasiadas horas en estudiar una cuestión que ya dominan o evitar dar respuestas por temor a no ser capaces de hacerlo perfecto.

Hay que darse cuenta de que es un problema psicológico y debe tratarse como tal, generalmente está asociado a con baja autoestima, inseguras y depresivas.

Puede que te guste también

Dejar un comentario

Al usar este formulario das tu consentimiento para el almacenaje de tus datos en este sitio.

Este sitio utliliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Asumimos que estás de acuerdo con ésto o puedes rechazarlo. Genial Leer más