Otra vez…

por Iñaki Léonard
535 vistas
Otra vez-perseguidor de ilusiones

Sí, llega la hora de despedirse del año y dar la bienvenida al siguiente, yo soy incapaz de separar los dos últimos por los que me despido de ellos con la ilusión del que el próximo año por estas fechas no me tenga que despedir de tres.

De todo se aprende, debo agradecer al 2020/2021, por haberme enseñado tanto, a veces de forma cruel, otra para descubrir dentro de mí una fuerza que no sabía que tenía y sobre todo para saber disfrutar de esas pequeñas cosas que nunca supe valorar y que nunca había echado de menos.

En lo personal me ha enseñado el verdadero valor de la palabra resiliencia, convirtiendo los momentos difíciles tanto de salud como laborales, en nuevas oportunidades.

«Tal vez tengas que conocer la oscuridad antes de poder apreciar la luz»

Madeline L’Engle

También me ha traído nuevos amigos, de esos que sé, que van a ocupar un lugar dentro de mí para siempre, en mi caso no es cosa fácil por mi forma de ser ampliar mucho el grupo de amistades, pero cuando la gente te gana por su sencillez y te aporta en lugar de restar, puedo considerarme muy afortunado.

Al 2022 le pido, que no se venga arriba, que los que teníamos que aprender algo de los dos últimos años ya lo hemos hecho, y que el resto de la gente por mucho que intentes crecerte van a seguir sin aprender.

Nunca he sido de listas de propósitos al comenzar el año, porque hace años que mi vida es tan caótica, que es imposible hacer planes, con terminar los proyectos personales y laborales que he comenzado en el 2021 me doy por satisfecho.

Este año espero sea el definitivo para solucionar algunos de mis problemas de salud, a finales de febrero probablemente tenga que valorar un nuevo tratamiento, esta vez con intervención quirúrgica de por medio que puede que me ayude, confío plenamente en los médicos que me atienden y sé que tomaremos juntos la mejor de las decisiones, mientras tanto:

«Vive, joder, vive.

Y si algo no te gusta, cámbialo.

Y si algo te da miedo, supéralo.

Y si algo te enamora, agárralo.»

Patricia Benito

Para el final dejo lo más importante y sí, acabo de darme cuenta de que os he mentido, si tengo un propósito para el 2022, ser menos yo y más ella. Si he logrado pasar mucho de estos momentos jodidos que han ido sucediendo uno tras otros estos años es gracias a ELLA, mi mujer, una persona generosa donde las haya, rota por dentro por muchos problemas que la mayor parte de las veces no exterioriza y que yo no he sabido apoyar lo suficiente, las parejas no son perfectas, eso solo pasa en los cuentos para niños, pero algo falla cuando uno es más imperfecto que el otro, un egoísmo desmedido quizás sea una defensa contra mis problemas, pero debo comenzar a amar para no desatender a las personas queridas.

Solo escribiendo me he dado cuenta de que este último párrafo está mal redactado, estar pendiente de los problemas de tu pareja, nunca puede ser un propósito debe ser una obligación.

Esta frase de mi profe preferida, define creo que como siempre a la perfección el pensar de más de uno:

“Y tú, 2022, prepárate porque vienen curvas, pero no las que tú vas a ponernos, sino las que nosotros hemos decidido crear”

Èlia Guardiola

Solo le añadiría un pequeño detalle, si las curvas las pone él, aquí me tendrá a mí para enderezarlas y hacer más fácil el camino para los míos.

¡MUCHA SALUD!, para el 2022, el resto lo tienes que poner tú.

Puede que te guste también

Dejar un comentario

Al usar este formulario das tu consentimiento para el almacenaje de tus datos en este sitio.

Este sitio utliliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Asumimos que estás de acuerdo con ésto o puedes rechazarlo. Genial Leer más