Sillas vacías

por Iñaki Léonard
316 vistas
Silla vacía

Probablemente, tal día como hoy no proceda una entrada de blog como esta, pero si he creado este blog ha sido para dos cosas desahogarme y que lo lea quien quiera.

Mi espíritu navideño brilla por su ausencia, durante más de 20 años no celebre ni una Navidad ni un Fin de Año, no eran fiestas en las que tenía nada que celebrar, mi desarraigo familiar y mi espíritu de Sr. Scrooge (Cuento de Navidad de Charles Dickens) hacían de esas fechas unos días como otros cualquiera.

Todo cambio a partir de los 40, sigue sin gustarme la Navidad, pero entro en mi vida Pasión y en el mismo pack Tati y entonces las noches de nochebuena empezaron a tener sentido, no por ser Navidad, sino por compartir la noche con las dos personas que más quiero en este mundo, la felicidad de verlas a las dos juntas riendo y disfrutando no se paga con todo el dinero del mundo.

Este año, como el anterior volverán a ser diferentes, esta pandemia nos vuelve a separar, aunque este a mi lado lo mejor de mi vida, nos falta la risa, la locura esa personalidad que por muy mal que se den las cosas siempre tiene la sonrisa en la cara (igual que su madre), no me gustan las sillas vacías cuando deberían estar llenas.

No soy de propósitos, casi nunca los cumplo, pero si me he propuesto intentar por unos días, olvidarme de las ausencias, del dolor y de todo este ruido mediático que nos rodea para centrarme en la que es mi motivo para luchar todos los días, casi nunca se lo demuestro, ella no lo está pasando mejor que yo, pero aun con su corazón roto en mil pedazos siempre tiene una broma para intentar sacarme una sonrisa que la mayoría de veces no es correspondida por mí.

Estas fechas tienen que ser el punto de inflexión para dejar a un lado los problemas y disfrutar con ella del día a día, vengan como vengan a ninguno de los dos nos tiene que dar nadie lecciones de lucha.

Una persona de muy corta edad, si me da lecciones de vida constantemente:

Así que igual no es un fallo no caber. El fallo es colocarse en el lugar erróneo.

Noah Higón.

Así que desde hoy me propongo ponerme en el sitio correcto y con la actitud correcta.

Puede que te guste también

Dejar un comentario

Al usar este formulario das tu consentimiento para el almacenaje de tus datos en este sitio.

Este sitio utliliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Asumimos que estás de acuerdo con ésto o puedes rechazarlo. Genial Leer más