No es una palabra tabú

por Iñaki Léonard
296 vistas
Suicidio

Llevo años intentando hablar de uno de los tantos momentos oscuros de mi vida y creo que ya estoy preparado, recientemente salió publicado a bombo y platillo el suicidio de una actriz y de repente se empezó hablar del tema como si no existiera, solo en el 2020 se contabilizó en España un total de 3.941 personas que se quitaron la vida.

Yo hace ya muchos años lo intente, me tome una sobre dosis de pastillas y quise acabar con todo, demasiadas perdidas en mi vida y ninguna ganas de continuar, me encontraron a tiempo, me llevaron al hospital y me recuperé. No, no me he arrepentido de haberlo hecho.

Cuando tome esa decisión, yo era la única persona que sabía cómo me sentía, yo era la única persona que podía decidir por mí. ¿Egoísmo? Nadie tiene el derecho de juzgar. Solo uno sabe la dimensión de su propio sufrimiento o de la ausencia total de ganas de vivir.

Quien acusa a un suicida de cobarde, no sabe de qué está hablando, el suicidio no tiene nada que ver con la cobardía o la valentía, sino con el sufrimiento y la desesperanza. La valentía y la cobardía son atributos de la personalidad que no se miden por el número de intentos de suicidio. Es un error confrontar el suicidio con la valentía, todo lo dividen entre fuertes y débiles, porque no hay opción para el fracaso. Solo aceptan ganar y los que pierden, los que sufren, merecen su desprecio. Por llorones.

“Cuando yo lo hice me lleve 2 hojas de afeitar a la bañera. ¿Sabes por qué? Porque sabía que en cuanto empezara a sangrar me debilitaría. No quería llevarme una sola hoja y hacerlo a medias. ¿Puedes imaginar eso? ¿Puedes imaginar odiar tanto tu vida que quieres tener una hoja de repuesto?”

De la película: Tránsito

Otra cosa muy distinta es cuando esta mierda de sociedad en la que vivimos te deja de lado, sin casa, sin recursos y sin ningún tipo de oportunidad, eso ya no es una decisión personal, es abocarse a un precipicio donde la única opción posible es dar un paso y caer al vacío, esos son los que no salen en la prensa, solo son un número más para sumar a las estadísticas y esos son los que sí han pedido ayuda desesperadamente y el mundo como en otras muchas ocasiones ha mirado hacia otro lado, que nadie se atreva a llamarles cobardes.

Puede que te guste también

Dejar un comentario

Al usar este formulario das tu consentimiento para el almacenaje de tus datos en este sitio.

Este sitio utliliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Asumimos que estás de acuerdo con ésto o puedes rechazarlo. Genial Leer más